domingo, 18 de junio de 2017

The Hub El Cubo

Plaza  de  Mercado de Honda
.

The Hub


Honda is a Japanese company most known for its... Wait. What?
Honda 0 kilometers
It's a day off and time for some history, because I've been happy to discover that there is so much more to Honda, home to 25,000 people, than the unbearable heat. Did you for instance know that Honda is known as the city of peace as the violence that rid the country in the 1950s never really reached Honda. Probably because it was too hot to fight here. It is unbearably hot.
This is not a Japanese factory city. The Ondaima indigenous people used to inhabit the area, hence the name Honda. It used to be an indigenous trading post, but the Spanish wanted it as it was the uppermost navigable point on the Magdalena river. So they took it. Honda then connected the coast with the interior of the colony. It's amazing to think that until recently large ships actually navigated the Magdalena river, traditionally Colombia's most important waterway. Due to erosion caused mainly by agricultural expansion, it has been completely impossible to navigate the river since the 1970s.
As the river lost its advantage as a transportation route, so did Honda lose its significance. I had only heard of Honda as one of the warmest places in Colombia, so to my surprise I find this abundance of beautiful colonial architecture and historical sites. Honda should go on the list of places to consider visiting for those passing by this corner of the world.
Status/thoughts
Omar still doesn't feel great, but a day at the pool and he will be good to go.
.

https://www.twowheeltrip.com/blog/2017/2/21/the-hub

.
El cubo

MARZO 01, 2017
Honda es una empresa japonesa más conocida por su ... Espera. ¿Qué?

Honda 0 kilómetros

Es un día libre y tiempo para una historia, porque he estado feliz de descubrir que hay mucho más a Honda, el hogar de 25.000 personas, que el calor insoportable. ¿Sabía usted, por ejemplo, que Honda es conocida como la ciudad de la paz como la violencia que librar al país en la década de 1950 nunca llegó a Honda. Probablemente porque estaba demasiado caliente para pelear aquí. Es insoportablemente caliente.

Esta no es una ciudad de fábrica japonesa. Los indígenas Ondaima habitaban la zona, de ahí el nombre de Honda. Solía ​​ser un puesto de comercio indígena, pero los españoles lo querían porque era el punto navegable más alto del río Magdalena. Así que lo tomaron. Honda conectó entonces la costa con el interior de la colonia. Es increíble pensar que hasta hace poco los grandes barcos navegaban en el río Magdalena, tradicionalmente el más importante de Colombia. Debido a la erosión causada principalmente por la expansión agrícola, ha sido completamente imposible navegar el río desde los años 70.

Como el río perdió su ventaja como una ruta de transporte, Honda hizo perder su importancia. Sólo había oído hablar de Honda como uno de los lugares más calurosos de Colombia, así que para mi sorpresa encuentro esta abundancia de arquitectura colonial hermosa y sitios históricos. Honda debe ir en la lista de lugares a considerar para visitar a aquellos que pasan por este rincón del mundo.

Estado / pensamientos

Omar todavía no se siente bien, pero un día en la piscina y él será bueno para ir.








martes, 21 de marzo de 2017

Ascendiendo margen izquierda de la isla del Mesuno

 El  pasado  viernes  17  de  marzo  del   presente  año, navegamos  la margen  izquierda  aguas  bajando de la isla del Mesuno, la cual es navegable  solo en  temporadas  de  crecientes, y aprovechamos  en el Turivan  para  transitar, he  aqui  el reportaje  grafico.
.Fotos;  Tiberio Murcia Godoy

















domingo, 5 de marzo de 2017

Mamá, así está el pueblo que tanto amaste Por Fernando Carreño Arrázola

Honda, Tolima, marzo de 2017
Quería actualizarte del pueblo de tus amores. Primero una advertencia, todo se ve como antes aunque en el fondo todo cambió. Como me imagino lo que quieres saber, me anticipo a tus preguntas: la plaza de mercado sigue intacta, los mismos colores, los mismos locales. Eso sí, me dijeron que hace unos meses se armó un bololó con vendedores informales que tenían invadido ese monumento nacional. No te preocupes, siguen vendiendo el salpicón que tanto recuerdas y puedo dar fe: sigue siendo una delicia.  La cuesta de San Francisco ahora solo es de bajada, y Foto Venus, el local de fotografía donde te retrataron el día de tu primera comunión (mancha de salpicón incluida) ya no existe. El Paseo Bolívar con nuevo pavimento, aunque los Jassir y otros vecinos se quejan de los terminados, está igual a como lo viviste, salvo el cambio de color de las sillas de cemento.
Busqué la casa de tu tía Ana Rosa en Calle Nueva, donde de niña le ayudabas a hacer arequipe, las galletas María Luisa, repollas, galantinas de pavo, y cien colaciones más, y, según tus descripciones, la casa sigue igual. Imagino las camionetas llegando con cantinas de leche, los caballos con los atados de leña para cocinar, los pelaos recibiendo y entregando pedidos para repartir por toda Honda. Pienso en el radio que dejaban en el andén para que la tía creyera que tú y tus hermanas estaban afuera mientras se escapaban a Mariquita a comer helado.
¿Cuántas veces no me contaste de las fiestas del Club Deportivo cada 28 y 31 de diciembre? Con orquestas de verdad, no se bajaban de Pacho Galán o Lucho Bermúdez, y donde sólo podía asistir la alta y cerradísima sociedad hondana: los Soto, los Narváez, los Luna, los Bonilla, los López, los Stand, los Torres, los Arango, los Charry... Todavía te sigues riendo al contar el día que Rafael Montealegre se disfrazó de bebé, con pañal de tela, chupo y una tremenda barrigota, y así entró en un coche fabricado para la ocasión, ante el asombro de todos, a la reputada fiesta de disfraces.
Los que no clasificaban para el Club Deportivo (luego Club Social), o querían doble fiesta, se bajaban a la Sociedad de Empleados en El Carmen, también con una excelente orquesta. Sí, cuesta imaginar a la Honda que me cuentas y contrastarla con la de ahora. En tu juventud era una ciudad pujante, repleta de inmigrantes, con el puerto más importante sobre el Magdalena y estaciones de tren, la Cervecería Bavaria, que le daba trabajo a cientos de personas y movía canastas por toda la región, llena de trilladoras de café, con sucursales de todos los bancos y hasta con Banco de La República al lado del Puente Agudelo. No me lo has contado pero seguro tus papás vieron a los imponentes barcos de vapor David Arango y al Atlántico, que recorrían todo el Río Grande de la Magdalena hasta Barranquilla, y de vuelta.
Me contaste, eso sí, sobre los majestuosos hoteles de la época, el Ondama y el América. ¡El América! No se me olvida que ahí se conocieron tus papás, mis abuelos. Él llegaba en su caballo, desde la finca de la familia, cerca de La Dorada, y amarraba al animal afuera del hotel. Ella, la recepcionista que atendía a los huéspedes enlutada y con un embarazo a mitad del camino. El duelo riguroso terminó con boda en la Iglesia del Carmen e inició una relación poco aceptada para la época. Él era Arrázola Lombana y Nina Rubio, solo una hermosa joven de Guaduas. Del hotel queda más bien poco, solo la carcasa. Me cuentan, seguro no lo sabías, que el Hotel América fundó la industria hotelera en el país, y que inicialmente fue propiedad de “The Magdalena Navigation And Mining Company”, para que los empleados y viajeros tuvieran un albergue temporal, por allá por 1889. ¿Quién sabe a dónde fue a parar toda la cristalería, la vajilla de plata, la losa importada desde Checoslovaquia, y la máquina para elaborar Ginger? El mismo o peor destino tuvo el Ondama, ahora ocupado ilegalmente por unas seis familias. A los clubes se les acabaron los socios.
El tren corrió con la misma suerte, ese trayecto histórico entre Ambalema y Honda pasó a peor vida hace rato. Dentro de la estación Honda ahora vive una señora que trabaja para Ferrovías y dice que cuida la propiedad esperando a que el Gobierno la recupere. Quiero decirte que veo ese plan embolatado.
Ah, me contaron que el puente Pearson se vino abajo en febrero de 2006 por culpa de un dragado mal hecho en el Río Gualí. La avalancha que produjo la erupción del Nevado de Ruiz cambió el curso del río y lo hizo peligroso. Luego le metieron mala mano y ¡pum! El estruendo se escuchó en todo el pueblo. Lo indignante es que el alcalde de la época vendió un monumento de más de cien años como chatarra. Vieras la cara de la gente cuando habla de eso.
El “progreso” acabó con el amado pueblo de tu niñez, o casi lo acaba, ahora te cuento las buenas noticias. La navegación por el Río Magdalena quedó a un lado, y la época de los vapores llegó a su fin. El tren, que desplazó al río, también cayó en el olvido. Las carreteras evitaron a Honda, acabando con su importancia comercial. La gente se fue y hoy casi todos viven del rebusque.
Pero te cambio el tema para que no te dé tristeza. De las ruinas de esa pequeña pero cosmopolita ciudad, hoy veo que nace un interés por revivirla. El turismo parece la salvación. Las casas del casco histórico fueron compradas y restauradas por gente de afuera, la señalización turística se ve por todas partes y ahora Honda está incluida en la red de pueblos patrimonio de Colombia, son sólo 17. No es un dato menor, hay muchas personas que tienen como plan visitarlos todos (Mompox, Barichara, Villa de Leyva, Santa Fe de Antioquia...).


Veo a varios turistas con cámara en mano por la colonial Calle de las Trampas; merodeando la casa donde pernoctaron los Virreyes de España desde 1763; atravesando la estructura cantiléver de cornisa del Puente Navarro (primer puente de Sudamérica, de los mismos creadores del Golden Gate, en San Francisco), y hasta visitando con mucho interés la casa donde nació Alfonso López Pumarejo. El Museo del Río Magdalena, alguna vez bodega de mercaderes que atracaban y zarpaban en canoas, piraguas y bergantines, también tiene su fanaticada.
Y es que el río también está reviviendo. Hay planes para navegar entre los puertos de Caracolí y Arrancaplumas, mientras otros comen nicuro, bocachico o bagre que trae la subienda. Ah, la subienda ya hace parte de un carnaval de unos cuatro días para atraer al turista. Con reinado y comparsa incluidos.
Además, me contó el alcalde que tiene una cantidad de planes para meterle la ficha al turismo, no sé si lleguen a buen puerto, pero Juan Guillermo Beltrán es un tipo joven con mucho cariño por Honda. Esperemos.
Por último, quiero que vengas, y vengas muchas veces, ya no en la Studebaker modificada de mi abuelo, pero que vengas a recordar y a construir nuevos recuerdos. Ojalá conmigo, tu hijo. 
*Este viaje fue posible gracias a una invitación del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Fontur.



Tomado de:
http://www.eluniversal.com.co/suplementos/facetas/mama-asi-esta-el-pueblo-que-tanto-amaste-247855

martes, 28 de febrero de 2017

Honda, vista por Toya Viudes

Maravillas me han contado de HONDA, mi próxima parada en mi recorrido por los Pueblos Patrimonio de Colombia con Fontur y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo 

Quiero perderme por sus callejones, comer viudo de pescado, subirme a los puentes, navegar por el Magdalena, desayunar en el mercado, gozarme el Carnaval de la Subienda... 

¿Qué más recomendaciones tienen para mí?



En Honda
Tengo un amigo que además de ser un gran artista tiene una casa maravillosa en HONDA, ¡miren la piscina y esas plantas! Si tienen pensado venir a conocer este PUEBLO PATRIMONIO DE COLOMBIA me cuentan y les pongo en contacto. Yo estoy aquí instalada desde ayer y claro una así trabaja mucho mejor. Salgo en nada al mercado a probar la famosa lechona tolimense y luego de pesca al Magdalena. ¡Esperen fotos!
-
"Ciudad de los puentes"
 llaman a HONDA y es que tiene cuarenta. El de la foto es el más antiguo de este PUEBLO PATRIMONIO DE COLOMBIA y el primero en hierro sobre el río Magdalena. Se levantó entre 1894 y 1898 con estructura adquirida por la compañía San Francisco Bridge Company, la misma que levantó el GOLDEN GATE de SanFrancisco, pero como quien lo pagó fue Don Bernardo Navarro decidió inaugurarlo el día de su cumpleaños y ponerle por nombre su apellido; PUENTE NAVARRO se llama desde entonces.

En poco más de 167 metros conecta los departamentos de Cundinamarca y Tolima. Cruzarlo ahora es gratuito pero antes había que pagar un peaje de acuerdo con el precio de la carga. Es MONUMENTO NACIONAL y todo un orgullo de los colombianos. 








En HONDA, uno de los diecisete PUEBLOS PATRIMONIO que tiene COLOMBIA, a finales de febrero celebran a ritmo de fiesta y carnaval la subida desde la costa atlántica por el Magdalena de miles de peces y el trabajo de los pescadores. 

La semana que viene estaré en este rincón del TOLIMA para sumarme a la alegría de este ancestral paseo migratorio conocido como la SUBIENDA. Fontur Pueblos Patrimonio de Colombia Ministerio de Comercio, Industria y Turismo
-
HONDA mira a su río, el MAGDALENA,
 y en esta época del año con especial atención. Llegó la SUBIENDA y con ella los nicuros, bocachicos y bagres que buscan las aguas altas para desovar. Qué dicha estar estos días en este PUEBLO PATRIMONIO DE COLOMBIA, poder compartir el trabajo de los pescadores y fotografiarlo.




-
"Trabajoso
lo llaman cariñosamente sus amigos, Don Pastor para el resto del mundo. Nació y vive en HONDA, Pueblo Patrimonio de Colombia al que he venido con FonturPueblos Patrimonio de Colombia y Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Su afición es la pesca. Hoy lo acompañé a lanzar su atarraya, que él mismo teje, y les cuento que no hubo ni una sola vez que no la sacara repleta de bocachicos. Estamos en plena subienda, época del año en la que el pescado nada río para desovar.

..
Atarraya

 "Agarras bien el copo, partes la red por la mitad, recoges el canto y la lanzas con poca fuerza, mucho swing y abriendo las dos manos" me dice Jose Fernando Franklin como si fuera la cosa más fácil del mundo mientras me preparo para tirar al río por primera vez una atarraya y no a cualquiera sino al mismísimo Magdalena a su paso por Honda, Pueblo Patrimonio de Colombia.
"Abrió machuqueada" bromea después de mi fallido intento y la lanza él y la saca hasta con algún que otro pescado. Pero es que son cuarenta años en esto de la pesca que aprendió de su padre y claro, me lleva harta ventaja. 



.-

El CÓNGOLO 
es una red liviana armada en dos varas de madera fina que se juntan para formar una bolsa o canasta en el extremo.


Se manipula desde los guambeos o congoleaderos a la orilla del río donde el agua es tormentosa, profunda y avanza con fuerza. Antes se elaboraba completamente en arrayán por ser una madera flexible, pero ahora se utilizan también varillas de metal. Cuando se va a utilizar se dice que se va a “guambiar” o a colar el río. 



La foto la tomé en el RÍO MAGDALENA a su paso por HONDA, uno de los diecisiete Pueblos Patrimonio de Colombia que estoy recorriendo conFontur y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo



Más fotos de este y otros viajes en mi cuenta de Instagram @colombiadeuna

.


..
Desayunando

 caldito de bagre en la plaza de mercado de HONDA, uno de los diecesiete PUEBLOS PATRIMONIO que tiene COLOMBIA. ¡Qué delicia! Amo recorrer estos lugares con tanto sabor, gracias vida por este regalo.
 Fontur Pueblos Patrimonio de Colombia Ministerio de Comercio, Industria y Turismo
.
Enterrrado


Siete horas enterrado en arena envuelto en hojas de bijao bajo una fogata de cualquier madera que haga buen calor y acompañado del tradicional "recao": yuca, platano, papa y cachaco. Así ha preparado esta mañana Orlando Prada -"Canano" lo llaman- su VIUDO ENTERRADO a orillas del Magdalena con bagre sapo y caloche y les cuento que le quedó delicioso. Qué rico se come en HONDA, Pueblo Patrimonio de Colombia. 


.
Bocachico frito y viudo de pescado


Así de sabroso sabe HONDA, Pueblo Patrimonio de Colombia a orillas del Magdalena 
.


Lechona
Si hay un lugar en Colombia para comer una buena LECHONA es el departamento del Tolima. Esta la encontré en la plaza de mercado de HONDA, PUEBLO PATRIMONIOy ha sido nuestro desayuno. ¿Y qué lleva? Carne de cerdo, arveja cocinada y se sirve con arepa de maíz blanco y una variedad de natilla que localmente se conoce como insulso. Y sí, este delicioso relleno espera al cliente dentro de la propia lechona. A mí lo que más me gusta es la piel, el "cuerito" lo llaman aquí, bien crocante. 

Fontur Pueblos Patrimonio de Colombia Ministerio de Comercio, Industria y Turismo
.
¿Cartagena de Indias? No HONDA

uno de los diecisiete Pueblos Patrimonio de Colombia. Si no fuera por los colores de las fachadas estas calles empedradas me recordarían a algún lugar de Andalucía. Pero no, no estoy en España sino en este rincón a orillas del RÍO MAGDALENA que fue salida y entrada de todo y del que ya ando despidiéndome. Tienen que venir a conocerlo, está a tan solo unas horas de Bogotá y les aseguro un viaje en el tiempo. 




.
Tesoros  hondanos
Tesoros que se encuentran paseando por losPueblos Patrimonio de Colombia. Esta botica de 1905 estuvo cerrada durante más de diez años hasta que una familia la adquirió y la restauró retomando así su historia. Ahora funciona como un pequeño museo que se abre esporádicamente. Si vienen a HONDA pregunten por ella y no dejen de visitarla. Fontur Ministerio de Comercio, Industria y Turismo


.Hoteles
.

A mí me gustan los hoteles donde dan ganas de quedarse porque te tratan como una princesa y están llenos de cosas bonitas y te sientes tan bien que no te importa estar lejos de casa. 

Y eso es lo que me pasa con el HOTEL CASA BELLE EPOQUE que además está en HONDA, uno de los diecisiete Pueblos Patrimonio de Colombia. Y claro, abres la puerta de este encantador lugar, sales a la calle y te encuentras de frente con la plaza de mercado repleta de olores y sabores y das dos pasos y todo son casas maravillosas de cientos de años y suelos empedrados que me recuerdan a mi querida España y mi felicidad se multiplica.



.
.Rincones  de  Honda.

Rincones de HONDA, Pueblo Patrimonio de Colombia. 

Más fotos de este y otros viajes en mi cuenta de Instagram @colombiadeuna







-
.Rincones de HONDA. No se imaginan lo lindo que es este PUEBLO PATRIMONIO DE COLOMBIA, salir a caminarlo es una delicia. 


.








Hay rincones en HONDA 
donde se paró el tiempo. La antigua estación de ferrocarril de este Pueblo Patrimonio de Colombia, con sus paredes desgastadas y las vías tapadas por la maleza, es uno de ellos. 


.


.
Adiós HONDA. 

Gracias por mostrarme el Magdalena, tu río, y animarme a unirme a la lucha por recuperarlo; gracias por acercarme a tus pescadores y enseñarme tus calles empedradas que me llevaron de vuelta a casa. Gracias por los puentes, los viudos de pescado y tu gente que me ha cuidado tanto. Volveré pronto.



.
Tomado del facebook  COLOMBIA DE UNA